2010 - 2016 

© P3 Ventures S.A.

  • Facebook - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • LinkedIn - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • Pinterest - White Circle
  • slideshare3

Visítanos en:

La iconografía utilizada en el sitio es de Flavicon.com

CHILE

Carlos Wilson Nro. 1404

Providencia 
Santiago

COSTA RICA

Calle 31 avenidas 3 y 5 Nro. 334
Barrio Escalante
San José

PANAMÁ

Av. Balboa, PH Bay Mall

Tercer piso, oficina 308

Ciudad de Panamá

PERÚ

Av. Ramirez Gastón 275

Int. 201

Miraflores

Lima

Aproximaciones Recientes del Método Lean Startup a Empresas Consolidadas

1 Sep 2014

El enfoque Lean Startup fue inicialmente concebido para el trabajo con emprendedores, no como un enfoque a ser aplicado en grandes empresas.  Cuando Steve Blank comenzó a esbozar el método del “desarrollo de clientes” (customer development) el año 2005, lo hizo a partir de su propia experiencia como emprendedor, entendiendo que herramientas predictivas como los planes de negocio no eran pertinentes en condiciones de alta incertidumbre. Luego Eric Ries, al acuñar el término “Lean Startup”, inspirándose en los principios del Lean Manufacturing y del desarrollo ágil de software, lo entiende como un enfoque apropiado a los emprendedores –especialmente startups en tecnologías de la información. Sin embargo, los desarrollos más recientes del método Lean, con sus principios como el aprendizaje validado, el testeo de productos mínimos viables y el uso de métricas accionables, han tendido de forma creciente a otros segmentos de mercado: desde los emprendimientos en productos físicos, emprendimientos de base científica, hasta llegar a las grandes corporaciones, los emprendimientos sociales y el sector público.

 

 

A muchos puede parecer contradictorio o disonante vincular a las corporaciones con un enfoque liviano y eficiente como el Lean Startup. A fin de cuentas, las grandes empresas tienen fama de ser burocráticas, jerárquicas, lentas, llenas de procedimientos y políticas que inhiben cualquier esfuerzo emprendedor. Sin embargo, hay crecientes esfuerzos por vincular la mentalidad y prácticas emprendedoras al mundo corporativo, en los cuáles el método Lean –o sus principios disfrazados bajo otros nombres -tiene un rol importante que desempeñar.

 

Entre los libros recientes que abordan la intersección entre un enfoque Lean y el mundo corporativo, se encuentran dos que reciben el mismo nombre: “Lean Enterprise”. Entre ambos, el que mejor logra construir puentes entre el mundo empresarial y las prácticas emprendedoras, es el escrito por Jez Humble, Barry O’Reilly y Joanne Molezky[1], cuyos autores han incursionado en la implementación del método Lean al mundo corporativo.

 

Existe otro libro del mismo nombre, bajo autoría de Trevor Owens y Obie Fernandez[2], quienes son líder y productor, respectivamente, de los programas de entrenamiento Lean Startup Machine. Sin embargo, el libro no denota mucha experiencia de trabajo con corporaciones, faltando indicaciones que den pistas claras sobre como implementar las ideas propuestas. Los casos a los que hace referencia no son tampoco casos de su autoría. El enfoque sugerido –que denomina “colonias de innovación” –sugiere, de manera errada, que conectar a una corporación con una startup equivale al noviazgo entre un hombre mayor y una chica muy joven y atractiva –idea agradecida por el primero, pero poco sostenible en el tiempo, ya que ambas partes tienen muy poco en común. Se incurre en riesgos cuando este match entre ambas partes ocurre como un mero “dating”, sin filtros, sin preparación ni calibración entre los pretendientes.

 

Un libro recién publicado –“The Innovator’s Method” de Nathan Furr y Jeff Dyer[3] –da un paso en la dirección acertada. Los autores tienen mucho que aportar de lo que han cosechado y aprendido en su experiencia con corporaciones, al igual como lo hicieron autores como Eric Ries y Steve Blank anteriormente –si bien en su caso, a partir de su experiencia en startups. Lo interesante es que se adelanta una reflexión y diálogo constante del que participa Dyer, quien en el pasado fue el co-autor de “El Dilema del Innovador” junto a Clayton Christensen. Este diálogo con trabajos previos en innovación disruptiva –desde el punto de vista netamente corporativo –permite considerar la situación desde la cual pueden aventurarse directivos o empresarios, y ya no tan solo emprendedores “no contaminados” por la corporación.

 

Próximamente avanzaremos en la reseña de un nuevo libro que viene a complementar los esfuerzos anteriores por construir métodos consistentes e integrales que se hagan cargo de la necesidad de renovar el crecimiento en empresas establecidas, utilizando para ello los principios análogos al Lean Startup.

 

[1] Ver Link

[2] Ver Link

[3] Ver Link

Please reload

Posts Destacados

Escalamiento con internacionalización. - P3 Ventures apoya Scaleup en Costa Rica

June 22, 2017

1/8
Please reload

Posts Recientes

August 14, 2015

Please reload